Ramón Jordana: “Nuestro mejor maestro es nuestro último error”

ramonjordanabn

Ramón Jordana Dot (Torelló, 9 de septiembre de 1953.) Tras más de 40 años como entrenador, el que fuera durante 24 años Director del centro de formación femenino SEGLE XXI afronta su primera experiencia al frente de un equipo profesional, el SPAR CITYLIFT GIRONA. En este comienzo de temporada los resultados de Jordana con su nuevo equipo han colocado al Girona en la parte alta de la clasificación y le otorgan la calificación de equipo sorpresa de la competición.

AEEB: Después de tantos años en la élite de nuestro baloncesto, es muy probable que haya recibido múltiples ofertas para dar el salto a un equipo profesional. ¿Cuáles son las motivaciones le ha mantenido tanto tiempo fiel al baloncesto de formación y qué ha cambiado esta temporada para que se decida a dar un giro a su carrera como entrenador?

Sólo la vocación explica el estar más de 35 años ligado al baloncesto para jugadores en edad de formación. La motivación ha sido siempre el poder trabajar en lo que no sólo me gusta sino que es mi pasión. Realmente sólo me he planteado dos veces saltar al baloncesto sénior y en los dos casos era fuera de España, en clubs de España no me lo he planteado nunca porque el entrenador en el baloncesto femenino no gana lo suficiente para mantener a una familia.

Esta temporada circunstancias personales me han permitido cumplir con algo que creía tenía que hacer antes de retirarme, que es entrenar a un equipo sénior de la máxima categoría.

AEEB: Su actual club ha dispuesto de un presupuesto muy ajustado para confeccionar una plantilla con un número de jugadoras profesionales limitado. ¿Le ha sorprendido el inicio de temporada tan arrollador de su equipo? ¿Cuáles han sido las claves técnico / tácticas de este exitoso comienzo?

Temporada nueva, jugadoras nuevas, entrenador nuevo, en estas circunstancias nadie es capaz de establecer cuál es su lugar en la competición. Cuando planteamos el equipo decidimos buscar jugadoras polivalentes que nos permitieran movernos con un número limitado de efectivos y que se ajustaran a la idea de lo que queríamos jugar.

Creo que todos los equipos hicimos una preparación específica teniendo en cuenta que iniciábamos la competición con 6 partidos muy juntos y esto iba a marcar un poco los acontecimientos.

Durante la preparación ajustamos los espacios a las capacidades de nuestras jugadoras, con una estructura táctica muy simple dejando a las jugadoras expresarse en ataque e intentando ser consistentes en defensa.

AEEB: Ha declarado que en esta nueva etapa podrá poner en práctica todas las ideas que tiene en la cabeza, sin ningún límite. ¿Cuáles son las ideas básicas con las que quiere construir el juego de su equipo? ¿Qué limitaciones al proceso formativo encontraría para desarrollar las mismas en un equipo integrado por jugadoras más jóvenes?

Realmente esto no es lo que me esperaba y los límites me aparecen igual y por el mismo motivo que son las capacidades de las jugadoras. Cualquier juego excepto el juego de “la oca” se fundamenta en la posibilidad de que el jugador tome decisiones y por lo tanto elegir la opción que sea mejor en función de las circunstancias.

Pero cualquier decisión necesita ser ejecutada y para ello hay que dominar una serie de aspectos técnico-táctico individuales que las jugadoras no tienen el hábito de usar.

Por lo tanto las dificultades son parecidas y por lo tanto yo como entrenador tengo que adaptarme a las capacidades de las jugadoras, por lo tanto esto es lo que realmente determina el nivel del trabajo a realizar.

AEEB: Uno de sus lemas es que “una jugadora joven, para crecer, necesita equivocarse”. ¿Ese proceso de prueba y error concluye en algún momento o la evolución en este sentido es infinita? ¿Es aplicable ese mismo concepto con jugadoras profesionales?

Siempre intento transmitir que “nuestro mejor maestro es nuestro último error”. Esta idea es fundamental para todas las edades, sin embargo las jugadoras sénior están menos dispuestas a experimentar, seguramente porque están muy ligadas a los recursos que les han permitido llegar donde están y porque sólo piensan en el rendimiento a corto plazo.

AEEB: ¿Cuáles son las sinergias y automatismos que declara aún no han asimilado completamente sus jugadoras y que espera conseguir con algo más de tiempo? ¿En qué consisten?

Para mí lo más difícil de conseguir es el orden, entendiendo orden como el respeto a los espacios y a los timing. Creo que hay dos elementos fundamentales a mejorar, que son comprender el pase como herramienta y el juego sin balón.

AEEB: En alguna ocasión ha afirmado que para que usted disfrute más como entrenador es fundamental que las jugadoras disfruten más jugando. ¿Cómo se consigue que el equipo disfrute en la cancha?

El equipo se divierte cuando es capaz de encontrar la estrategia adecuada para jugar el partido, porque entonces sabe lo que busca y solo así será capaz de encontrarlo. Si consigo darle “sentido de utilidad” al trabajo que realizamos aumenta en nivel de implicación de los jugadores y sobre todo si queremos que se esfuercen en mejorar debemos conseguir que sientan al equipo como algo suyo.

AEEB: Los objetivos competitivos para esta temporada pasan por clasificarse para disputar la Copa de la Reina y los Play Off de la liga. ¿En qué aspectos del juego deben perseverar o mejorar para consolidarse en los puestos de cabeza de cara a la consecución de esos objetivos? ¿Tras el buen comienzo de liga piensa que deben revisarse esos objetivos de cara a plantearse metas más ambiciosas aún?

Debemos intentar ser menos previsibles y mejorar alguno de nuestros conceptos defensivos, y los objetivos se mantienen, en ningún momento hemos perdido la perspectiva de quienes somos por lo que nuestro único objetivo es intentar ser un poco mejores cada día.

AEEB: Usted habla de los talentos individuales de su equipo y los separa claramente de los talentos colectivos. ¿Puede describirnos cuáles son unos y otros en la plantilla que actualmente dirige?

Cuando manifiesto la diferencia entre talento individual y colectivo, me refiero a que el trabajo más difícil de un entrenador es coordinar todos estos talentos individuales, para que se puedan manifestar en su plenitud sin interferir los unos con los otros y creando sinergias que nos permitan jugar de manera creativa, superando situaciones de dificultad a través de la improvisación sin perder el orden.

AEEB: Ha manifestado recientemente que “la jugadora profesional, que vive de números y resultados, siente inseguridad cuando intentas modificarle algún aspecto técnico y por lo tanto se muestra, en lo general, poco receptiva a los cambios”. ¿Cómo afronta y supera el entrenador este tipo de situaciones?

Desde mi punto de vista la respuesta a esta pregunta sería la misma para todos los entrenadores y esta es PACIENCIA.

AEEB: Tras tanto tiempo trabajando con los mejores talentos de nuestro baloncesto, ¿Qué puede decirnos del nivel del baloncesto femenino de nuestro país?

Creo que ahora mismo hay una fractura entre el nivel real de la base y cuando hablo de base no estoy hablando de selecciones con el nivel de algunos grupos de élite que tienen la suerte de integrarse en algunos clubs o programas Federativos que les dan la oportunidad de vivir experiencias que les enriquecen y les aportan motivación para continuar el proceso de formación.

AEEB: ¿Cómo pueden los entrenadores y monitores que trabajan en categorías de formación colaborar para mantener y elevar el nivel del baloncesto femenino en España? ¿Qué pasos nos quedan por dar para que el baloncesto femenino goce de la popularidad, seguimiento, apoyo y reconocimiento que se merece?

En mi opinión, el problema que hay es que en los inicios -que son las mejores etapas de aprendizaje del individuo- generalmente los chicos están entrenados por gente muy joven, incluso algunos sin titulación que a pesar de su buena voluntad no disponen de las herramientas suficientes. Yo solo les diría, “enseña lo mejor que puedas y aprende para así poder enseñar mejor”.

Yo creo que la sociedad decide que productos desea consumir, hacerla cambiar de hábitos es algo muy difícil, es cierto que con más visibilidad existiría la posibilidad de vender mejor el producto a los patrocinadores.

Pero también el baloncesto debería mejorar sus estructuras de club, que en la mayoría de los casos no es que sean deficientes sino que son inexistentes y sin estructuras no se puede crecer. Finalmente quiero dejar claro que esto no es una crítica a los directivos anónimos, sin los cuales nada de esto existiría.

Muchas gracias por dedicarnos su tiempo. Esperamos que consiga todos sus objetivos y desde la AEEB le deseamos mucha suerte en los próximos compromisos.

Un saludo.

 

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB