Ricardo Hevia: “Lo peor de entrenar es no poder hacerlo”

ricardoheviaentrevista2017

El paso de los años permite observar el pasado con la perspectiva necesaria para valorar la trayectoria de un profesional. Ricardo Hevia se convierte en referente de miles de entrenadores capaces de saber “navegar” por el baloncesto afrontando los diferentes “vientos”, a favor o en contra, con los que se encuentra un entrenador.

“Uno no es entrenador hasta que no lo despiden por primera vez”, le dijo Hevia a su buen amigo y alumno Luis Casimiro cuando éste recibió la primera mala noticia en su carrera. Hablar con Ricardo Hevia es viajar en el tiempo a esas décadas de los 70, 80, 90… a ese “baloncesto invisible” primero en Mieres “quedamos subcampeones de España de minibasket” afirma con máximo orgullo, “conseguimos el ascenso en la entonces Segunda División”… Hablar con Hevia es recordar esa magnífica Primera B, que ahora sería LEB Oro con pabellones repletos de pasión, de emoción. Y una vez conocido este baloncesto imprescindible en la formación de todo entrenador, hablar con Hevia es conocer la ACB de los 90, viviendo en ella una década donde esos sueños de juventud como entrenador se convertían en realidad.

“El entrenador siempre ha sido el motor de los proyectos de los clubes pero claro, antes muchísimo más porque yo recuerdo en Mieres ser conserje, entrenador, director técnico, gerente… y todo a la vez” ironiza, “y eso que puede parecer negativo te proporciona una experiencia y una capacidad de análisis de la realidad de los clubes imprescindible para luego, ya como entrenador, saber entender lo que hacen los demás miembros de un club”. Hevia, retirado de la primera línea del baloncesto a los 55 años, se convierte en observador de la realidad, en amigo y consejero de muchos de los entrenadores hoy en la élite. Esa perspectiva le permite un análisis sereno y unas reflexiones muy válidas para todo aquel que quiere afrontar ese maravilloso reto de ser entrenador. “Uno tiene que estar preparado para todo cuando decide ser entrenador. A lo largo de su carrera tendrá problemas con jugadores, con directivos, ganará, perderá… pero lo único realmente triste, lo peor de ser entrenador, es no poder entrenar, no tener trabajo. Eso es lo único realmente duro. Lo demás forma parte del oficio”.

Premio Raimundo Saporta, un reconocimiento que otorga anualmente la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto a técnicos por su trayectoria y que Ricardo Hevia recibirá en Oviedo el próximo 28 de Diciembre. “Cuando Juan María Gavaldá me lo comunicó me llevé una enorme sorpresa y lo recibo con muchísimo orgullo, con muchísima ilusión. He sido un gran afortunado de poder vivir muchos años de lo que realmente me gusta. ¿Cuántos ciudadanos trabajan realmente en lo que les gusta? Si además de ello, y ahora ya retirado, tengo el honor de recibir un premio que lo han recibido entrenadores de altísimo nivel, me siento nuevamente un privilegiado. Muchas gracias”.

 

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB