M. López: “He interiorizado al Oporto"

Lleva un buen tiempo en Portugal pero no ha perdido ni un punto de su acento gallego. Moncho López nos atiende pocos días después de ganar el título de Liga portuguesa con el Oporto. Un escenario, el del éxito liguero, que en baloncesto no pisaba el legendario club desde la temporada 2003-2004. En el séptimo partido de la final ante el Benfica, el eterno rival en cualquier deporte que se precie, López puso punto y final a una sequía de Ligas que suponía una losa muy grande para un club en constante guerra deportiva con el propio Benfica. “Llevo dos años aquí, en el primero gané Copa y Copa de la Liga y en este curso nos hicimos con el Trofeo Antonio Prates, que abría la competición 2010/2011 y recientemente con la Liga. En el Oporto están muy contentos, porque el objetivo es ser siempre mejores que el Benfica. Este año se ganó Liga en hockey, balonmano y fútbol. El baloncesto no podía ser menos”.

Desde que llegó a Portugal en 2008 para hacerse cargo del combinado nacional absoluto, cargo al que renunció el pasado verano, como explicaremos más adelante, a López le ha dado tiempo a asimilar la cultura portuguesa y más concretamente, lo que significa el Oporto. “Al haber sido seleccionador de España, me cuesta más identificarme con algún club de ahí, aunque bien es cierto que no puedo esconder que siempre he sido del Estudiantes. Me enamoré del equipo del todo en aquella Final Four de Estambul 92. En Portugal, sin embargo, sí he asimilado e interiorizado lo que supone ser del Oporto. No solo estoy pendiente del baloncesto sino también de otras secciones. Los aficionados del Oporto tienden a compararse con el Barça y podríamos decir que el Benfica sería el Madrid. Hay mucha rivalidad. Son dos mundos. O eres del Oporto o del Benfica, apenas hay opción en los deportes. En España están el Madrid y el Barça, pero existen otras alternativas. Incluso así, no me gusta que se compare mi club con nadie. El Oporto tiene la suficiente entidad e historia como para evitar mirarse con otros.”.

De sus palabras, de su tono de voz, se desprende que está feliz allí, en un entorno el luso, perfecto para él, en todos los sentidos. “Se encuentra cerca de Galicia, mi tierra. Oporto es una ciudad grande pero con una calidad de vida tremenda. En cuanto al club, pues es muy profesional. Mis condiciones son excelentes. El año pasado cobré al día, este he tenido algún titubeo que lo considero lógico según las circunstancias. Es un club pagador, principalmente porque no promete más de lo que puede dar”.

Y si todo está tan profesionalizado y se trabaja tan bien, muchos nos preguntamos las razones por las que el club lleva años sin asomar la cabeza en Europa. “En primer lugar hay un problema burocrático, legal. Portugal no es miembro de la ULEB. Deberíamos entonces participar en la 3ª competición, la Eurochallenge, organizada por Fiba Europe. En el club hay, digamos que un cierto miedo a perder el prestigio. Es un club, a nivel general, con mucho camino en Europa. Estamos pensándolo pero en el Oporto no quieren salir a competición continental por salir”.

Moncho, al que se la ha contagiado el virus de ser del Oporto, con el que ha jugado ocho finales de diez posibles y ha ganado cuatro, no se cierra puertas al futuro “He escuchado ofertas de equipos de Oro, pero no me han convencido. Necesito un proyecto interesante y claro que me apetece regresar a España, pero no con cualquier cosa. Lo que tengo en Oporto es mucho”.

Es tanta su unión con Los Dragones, que a la hora de elegir entre eso y dirigir a Portugal, no dudó. “Cuando terminó el Preeuropeo 2010, donde tuvimos muy mala suerte porque nos fallaron por una cosa u otra siete jugadores, cuando eso ocurrió, la Federación me planteó dos opciones: o seguir en Oporto o con la selección. O una tercera vía, que era selección y equipo extranjero. Yo había estado con Portugal desde 2008, había competido bien en ese tiempo. Hubo presiones del Benfica también. No fue solo por el hecho de entrenar a un club día a día por lo que elegí quedarme en Oporto. El trabajo de seleccionador me gusta. Pero finalmente, me decante por seguir con mi equipo; me siento realizado”.

Moncho nos deja y acude a comidas con el club, programas de televisión y entrenamientos de post temporada “donde se trabaja aspectos que durante la competición no se pueden tratar bien”. El verano se aproxima. Otra etapa más en Oporto consumida. A finales de junio lo veremos por Murcia en el Congreso de Alto Rendimiento, donde la AEEB estará presente. Ha sido un año positivo. “Es estupendo que los entrenadores españoles fuera estén cosechando éxitos. Hay una buena labor detrás de todo ello”.

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB