EDITORIAL. “El deber y la oportunidad” POR JUAN MARÍA GAVALDÁ

editorialrev117

Estamos en un momento no previsto ni por los mas pesimistas. Lamentablemente lo que está pasando está provocando todo tipo de desgracias y alteraciones en la vida de las personas. Lo mas penoso está siendo los fallecimientos por el virus que nos está atacando. Un momento de respeto para todos ellos.

Hoy quiero centrar el foco en la reanudación de la actividad escolar, con el añadido de las extraescolares deportivas y la responsabilidad que cae sobre los entrenadores.

Por el calendario “oficial” parece que tenemos que reanudar las actividades con la prudencia que toca, pero no con todos los aspectos cubiertos para los que realizan esa actividad fundamental para los niños/as. En especial en aquellos casos que nuestros jugadores se encuentran en una situación escolar llena de protocolos de seguridad y control. Las llamadas burbujas escolares de cada clase de 20-25 alumnos se ven entremezcladas con las prácticas de los deportistas que cambian de sede y compañeros varias veces a la semana. Eso hace que el incremento de riesgo se haga evidente, paradójicamente por la realización de una práctica que se relaciona con la buena salud.

Los entrenadores, siguiendo instrucciones organizativas de cada centro deportivo, acometemos la aplicación de nuestros conocimientos y dedicación que se nos pide. Y nosotros vamos a por ello. Sin embargo, no debemos olvidar que ese pedido debe venir relacionado con cuatro aspectos fundamentales para la seguridad y sostenibilidad de esa actividad, mas ahora con todas las condiciones que afectan a nuestra práctica:

1- Titulación federativa u oficial obligatoria como documento de identificación del entrenador. Imprescindible para acreditar al entrenador y sus conocimientos.
2- Contrato laboral según las características y posibilidades que las propias leyes laborales establecen. Imprescindible para acreditar el encargo que recibe el entrenador.
3- Seguridad Social adecuada al contrato firmado. Fundamental para los derechos y deberes como trabajador.
4- Garantía sanitaria absoluta para protección de ellos mismos y de los deportistas a los que entrenan. Obligatorio por las normas sanitarias nacionales establecidas.

Estas son condiciones básicas protocolarias y por tanto de mínimos. Gracias a que sean aplicadas en su totalidad tendremos la absoluta certeza que se cumplen todas las normas y requisitos que se precisan para el desarrollo de nuestra actividad, la cual tiene tanta responsabilidad añadida.

Estas condiciones solo persiguen regularizar la situación, tanto en la situación actual que vivimos como en las futuras, puesto que de no hacerse pone en peligro la integridad y salud de ellos mismos, así como la de los demás actores participantes (deportistas, familiares, compañeros, …).

El deber nos reclama y la actuación debe encajarse en este momento de gran exigencia y oportunidad para hacerlo. Formulas hay las necesarias para que nadie se sienta perjudicado, pero sobre todo que nadie esté en situación precaria por falta de acometer las actuaciones correctas.

Foto de Papel creado por rawpixel.com - www.freepik.es

ZONA DE ACCESO

Social Media

lineahorizontalv2

Colaboradores

febBA color horizontal ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal asepreb2019

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria fbclm2019 CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB