Antonio Díaz Miguel, el mito

Un premio que lleva su nombre, reconocimiento a tantos años de trayectoria. Desde la AEEB, nuestro pequeño homenaje a un mito.

La figura de Antonio Díaz Miguel dejó una huella imborrable en el mundo del baloncesto. Legendario técnico, exitoso en una carrera extensa y fructífera con la selección española absoluta, a la que dirigió desde 1965 hasta 1992, su legado permanece entre nosotros y su recuerdo, con este premio al mejor entrenador del año, que lleva su nombre, nos permite frecuentemente rememorar su gran figura.

Díaz Miguel nació en Alcázar de San Juan, Ciudad Real, el 6 de julio de 1933. Por raro que parezca en un técnico tan laureado y con un conocimiento extensísimo del baloncesto, no empezó a jugar a este deporte hasta los 17 años, cuando decidió enrolarse en el recién creado Estudiantes. Hombre polifacético, hasta esa edad había capitaneado el equipo de fútbol del Ramiro de Maeztu. Sin embargo, cambió de balón y aprendió a jugar al baloncesto. En ese momento empezaba una de las biografías deportivas más apasionantes de la historia de España.

Las canchas, lo primero; el éxito, después

Antes de un Díaz Miguel entrenador, dueño de los designios de la selección durante casi tres décadas, hubo un Díaz Miguel jugador, que también supo lo que representar a España, en concreto en 26 ocasiones. En clubs, vistió la camiseta del Estudiantes y del Real Madrid. Retirado a los 32 años, sus primeros pasos como técnico los dio en el Águilas de Bilbao. En 1965, se hizo cargo de la selección española, que necesitaba con urgencia un entrenador para un torneo en Amsterdam, tras la marcha de Pedro Ferrándiz. Se le extendió un contrato temporal que duró hasta 1992. Entró para unos días y se quedó una vida entera.

Estuvo en sus primeros pasos al lado de Ed Jucker, el técnico de la Universidad de Cincinnati que en principio iba a coger las riendas de la selección en 1967. Nunca lo hizo, aunque sí dirigió a un combinado junior con el propio Díaz Miguel de ayudante. La influencia de la figura de Jucker, amigo personal de Díaz Miguel, es clave para entender la formación de este último como técnico. Estados Unidos, su modo de ver el baloncesto, siempre estuvo muy presente en la cabeza de “diosmiguel”, como muchos le pasaron a llamar cuando empezaba a convertirse en mito.

Pronto llegarían las primeras medallas, como aquella del Europeo de Barcelona 73. Una plata soñada, éxito increíble que hay que contextualizar dentro de una época donde el desarrollo del baloncesto ni se acercaba a lo que hoy tenemos. En el Mundial de Puerto Rico, un año después, España fue 5ª en su segunda participación de de la Historia. Ese par de triunfos fueron lo mejor de una década, la de los 70, que dio paso a una de las mejores etapas de nuestro baloncesto.

Los años 80 vivieron la consolidación del basket como deporte clave y puntero en España. Al frente de una de las mayores responsables de esa realidad, la selección española, seguía Díaz Miguel, que había sido capaz de sacar a España de las catacumbas del baloncesto y situarla entre las mejores.

El Mundial de Colombia 82, donde España fue cuarta, rozando el bronce, y el Europeo de Nantes 83, donde se repitió la plata de Barcelona, fueron un aperitivo para lo que estaba por venir, que no era otra cosa que el mayor éxito de la selección española hasta la conquista del oro de Japón (luego vino la plata Pekín y el triunfo en el Europeo de Polonia en 2009). Díaz Miguel guió a los Martín, , Corbalán, Epi... a un subcampeonato olímpico en Los Angeles. Un espaldarazo definitivo al baloncesto, una tercera medalla para un Díaz Miguel que obtendría después otro plata más en los Juegos del Mediterráneo en 1987 y un bronce, en el Europeo de Roma 91, la última presea para el mítico entrenador, que abandonó el combinado nacional tras los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Después de 27 años con España, Díaz Miguel abrió su horizonte a algunas experiencias profesionales, como el Cantú italiano y el Pool Getafe, de la Liga Femenina.ñDíaz Miguel dirigió a España en 423 ocasiones, obtuvo 5 medallas (dos platas europeas, una olímpica, un bronce europeo y una plata en los Juegos del Mediterráneo), clasificó al equipo para 6 Juegos Olímpicos, 4 mundiales y 14 europeos. Fue elegido entrenador del año en 1981 y 1982, dirigió a 6 selecciones europeas en las ocasiones puntuales en que estas se reunían y se convirtió en el primer español, y único hasta 2007, en formar parte del “Hall of Fame”, donde entró en 1997. Su estancia con España (1965-1992) constituye un récord mundial de permanencia al frente de una selección en todos los deportes.

Díaz Miguel nos abandonó el 20 de febrero de 2000, aunque su legado sigue muy vivo.

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB