La buena salud de los entrenadores españoles en el extranjero

 

Cuando se escriben estas líneas, Pep Clarós acaba de forzar el quinto partido de la Final de la Liga Canadiense con los Halifax Rainmen. Después, ocurra lo que ocurra en el decisivo duelo, Clarós hará rápidamente las maletas para unirse a los Pioneros de Cancún, con los que disputará la Final a Cuatro de la Liga de las Américas.

Esto es solo uno ejemplo de lo bien que les van las cosas a los técnicos españoles que un día decidieron abrirse al mundo para trabajar, y bien.

Hace unas semanas José Ignacio Hernández, junto con su ayudante Jordi Aragonés, conquistaba con el Wisla de Cracovia la Copa de Polonia femenina, el único título que en tierras polacas le faltaba. Lo hizo en la final precisamente ante otro preparador español, Javier Fort, que dirige al Lotos.

 

Para mí es un título importante pues es el único que me faltaba en Polonia. La final fue muy dura, jugar en casa con la presión del favorito nos hizo jugar con demasiada anisedad y nervios ante un rival que hizo un gran partido como fue el Lotos de Javi Fort, por lo que se decidió en los últimos instantes a nuestro favor. Creo que son muy importantes todos los éxitos de los entrenadores españoles en el extranjero, pues de ello sale beneficiado nuestro colectivo. En este caso disputar la final de la Copa de Polonia dos entrenadores de nuestro país justifica la apuesta de nuestros clubes por un modelo de baloncesto como el español, admirado lejos de nuestras fronteras y que complementa el gran éxito que supone que 3 entrenadores españoles estemos en la Final Eight de Euroliga (Miguel Méndez con Rivas, Roberto Íñiguez con Ros Casares y José Ignacio Hernández con Wisla), algo inédito en el baloncesto femenino”, cuenta Hernández para la AEEB.

Para Fort, los éxitos de los españoles son “fruto del buen trabajo que hacen todos mis compañeros de profesión, tanto en las selecciones como en los clubs. El entrenador español esta muy bien valorado en el extranjero, y es fruto del buen hacer que llevamos haciendo los últimos años en España. Creo que es un lujo poder decir que allá donde va el entrenador español triunfa, no recuerdo un entrenador español que haya salido fuera de España y no lo haya hecho bien… y ejemplos hay muchos”.

 

Portugal, fuente constante de triunfos

En enero, Moncho López ganaba la Copa de la Liga contra el Barreirense de Antonio Hererra. Hace unos días, el técnico gallego conquistaba la Copa de Portugal, ante el Academica.

Este torneo supone el séptimo título de un grupo que comenzó a trabajar hace apenas dos años y medio. En tres temporadas el equipo ha conseguido ganar todos los títulos en juego al menos una vez, y en el caso de la Taça da Liga, y la Taça de Potugal, el éxito se ha repetido dos veces. Es una gran satisfacción para mi como entrenador, porque el equipo cada año ha ido progresando, en la primera temporada se lograron dos copas, en la segunda además llegó el tan ansiado título de liga, y esta tercera está siendo excelente no sólo por los títulos alcanzados, sino porque hemos estado presentes en todas las finales posibles, ganando tres de ellas. Las claves de esta trayectoria se basan en un excelente grupo humano formado por jugadores nacionales de primer nivel, y extranjeros con unas características determinadas, entre las que destacaría su capacidad de integración y sacrificio, anteponiendo el colectivo por encima del brillo individual. La excelente organización en la que estamos integrados, el FC Porto, hace también que el trabajo se pueda desarrollar en condiciones excelentes.”

Junto con ellos, Iván Déniz, Raúl Jiménez, Paco García, Sergio Valdeolmillos, Natxo Lezkano, Jesús Ramírez…denominación de origen.

 

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB