Hablan los protagonistas AEEB del 19º WBSC Supercamp Italia ‘Claudio Papini International Basketball School’

 

Agustín Ignacio y Estitxu Ibarretxe fueron protagonistas del 19º WBSC Supercamp Italia ‘Clauido Papini International Basketball School’, como representantes y becados por la AEEB, en reconocimiento a sus méritos en el Curso Superior de Entrenador Zaragoza 2011. En la Asociación hemos querido hablar con ellos para que nos cuenten qué ha supuesto la experiencia para su formación tanto personal como para su carrera como entrenadores.

 

Agustín Ignacio

 

Es complicado, muy complicado, intentar explicar en unas pocas líneas todas las experiencias acumuladas a lo largo de la semana que pasé en WBSC SuperCamp. Tras contactar conmigo la AEEB a finales de mayo indagué para informarme un poco. Como hacemos todos, busqué en Google, y encontré la página web del campus, y noticias que había publicado la Asociación y la ACB. Hablé con Manuel Peña, que ya asistió el año pasado y conocía del Curso Superior, para que me informara un poco. Iba pasando poco a poco de la sorpresa a ser consciente de la oportunidad que tenía, ya que el Supercamp tenía una pinta extraordinaria.

 

De inmediato contactó conmigo Fabio Coirazza, responsable de conectar con todas las personas que asisten al campus desde fuera de Italia. Rápidamente me mostró su ilusión porque yo pudiera asistir, y me habló de que estaban encantados de que pudiera unirme a su gran “familia”. No entendía yo mucho esto de “familia”, ya que apenas iba para una semana, y en una organización tan profesional donde iba a entrenar y aprender no me encajaba esa palabra.

 

Los días previos a irme sentía una mezcla entre ilusión y miedo escénico. Iba viendo los entrenadores que asistirían, y todos eran entrenadores profesionales, con gran prestigio en sus respectivos países; pero a la vez ilusión, porque me daba cuenta de la enorme oportunidad que me habían dado para seguir aprendiendo, y de entrenadores con distintos orígenes y formación.

 

De la semana allí, puedo sacar varias conclusiones. La primera de ellas es el carácter del campus; he tenido la suerte de asistir los últimos años a diferentes campus de baloncesto, pero todos tenían un carácter más multideportivo, donde se entrena, pero además se realizan otras actividades, excursiones… Este es un campus de BALONCESTO, con mayúsculas. Además de los 3 entrenamientos diarios y un partido tienen la oportunidad de realizar otros 3 entrenamientos individuales, que empiezan desde las 6:30 de la mañana. Se levantan entrenando, y se acuestan jugando. Y si queda algún campo libre, ahí hay jugadores tirando.

 

Otra cosa que me llamó la atención, es el trato. Desde que me bajé del avión, cada jugador, cada entrenador, cada persona de la organización, se ha dirigido a mí con el calificativo de “coach”. Durante una semana era entrenador, sólo entrenador, y no sólo era una palabra, implicaba respeto. Muchas veces, en nuestras vidas normales, la gente te ve como entrenador en tus ratos libres, un entretenimiento. Durante una semana ser entrenador era un rasgo distintivo, algo que teníamos en común, que nos unía desde diferentes partes del mundo, y que nos hacía ser privilegiados.

 

Por otro lado, aunque éramos cerca de 30 entrenadores en la semana que estuve, creo que pude hablar con casi todos en algún momento; compartir experiencias, hablar de diferentes estilos de juego en cada uno de los países, gestos técnicos, tácticos, organización de entrenamientos, estructura de los cursos de entrenador… He podido intercambiar ideas y conocimientos con grandes entrenadores de EEUU, Italia, Israel, Uruguay, Suiza, Finlandia, Croacia, Bulgaria, República Checa… En resumen, un privilegio. Y la misma ilusión que tenía yo, la mostraban ellos. Hasta el último instante, donde me encontré con Christian Crudeli en el aeropuerto, entrenador argentino que trabaja en Valencia, pude estar intercambiando ideas y conociendo gente con inquietudes similares a las mías.

 

En fin, que a lo largo de esa semana entendí lo que me decía Fabio de que pasaría a formar parte de la FAMILIA del WBSC Supercamp; un campus donde asisten entrenadores de todos los lugares del mundo, con ganas de aprender y compartir, a los que se trata como profesionales desde el primer momento.

 

Sólo me queda agradecer al WBSC Supercamp, a la AEEB y a la FEB por la extraordinaria oportunidad que me han dado de vivir esta experiencia, posiblemente una de la mejores que he tenido como entrenador de baloncesto.

 

Una experiencia inolvidable

 

Estitxu Ibarretxe

 

Esta fue la frase con la que traté de resumir mis sensaciones a los responsables del WBSC Supercamp en el momento de mi despedida.

Al pensar en por qué lo califico como experiencia inolvidable, me vienen a la cabeza millones de momentos y pequeños detalles que trataré de resumir a lo largo de estas líneas.

El sábado llegaba al aeropuerto de Bologna y tras esperar a más participantes del Supercamp, partíamos hacia Sportilia. Fue una hora y media en autobús por una carretera más que sinuosa que mereció la pena. Al llegar la primera sorpresa, Sportilia era un centro ideal para el deporte en la mitad de las montañas, al lado de un pequeño pueblecito llamado Espinello, y contaba con unas instalaciones impresionantes: 2 canchas de baloncesto exteriores y 3 canchas interiores repartidas en dos pabellones, además de dos campos de fútbol.

A partir de ese momento, y con la llegada el domingo por la mañana de los/as jugadores/as, comenzaba esta gran experiencia en la que iba a poder participar como assistant coach.

Las jornadas en el Supercamp para aquellos que no nos queríamos perder ni una de las sesiones eran muy intensas ya que además de los 3 entrenamientos grupales en los que participaban todos los jugadores por edades y/o niveles y las competiciones de 5c5 por las tardes, se organizaban entrenamientos más específicos, en grupos reducidos de jugadores, dirigidos por diferentes entrenadores.

Poder ver como trabajan distintos entrenadores de diferentes partes del mundo, y de gran experiencia ha sido muy enriquecedor. Pero lo es aun más, cuando en un gesto de gran naturalidad y complicidad, te explican cada detalle que están trabajando, el por qué y los objetivos que persiguen con ellos.

Pero no sólo eso, y creo que aquí llega la parte más importante de toda esta experiencia y lo que la hace única.

En Sportilia se crea un ambiente incomparable. Todos, y digo todos sin olvidarme de nadie, organizadores, entrenadores, entrenadores ayudantes, todos los que colaboran en la organización, el personal de Sportilia, médico, jugadores/as forman un micro mundo que ojalá fuese la realidad cotidiana. Sonrisas, bromas, partidos de basket o fútbol improvisados, cata de los productos típicos de cada país y sobre todo, la relación entre un grupo de personas apasionadas por el baloncesto que comparten y debaten ideas, conocimientos, experiencias y todo desde una gran humanidad, humildad y respeto. No importa de dónde eres, ni el idioma que hablas porque por encima de todo está la necesidad y las ganas de entendernos y siempre existe una pizarra encima de la mesa o una silla que de repente se convierte en canasta.

Así, y al finalizar esta semana me voy con el gran recuerdo de haber formado parte de una gran FAMILIA y con las ganas de volver muy pronto.

Por último, me gustaría agradecer a los responsables del CES y de la AEEB esta oportunidad, agradecer el trato recibido por los organizadores del Supercamp y alabar la gran labor que realizan para que cada detalle esté calculado al milímetro, y a todas las demás personas con las que he compartido esta experiencia porque cada uno de ellos ha hecho que sea única para mí.

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB