La mujer entrenadora: Rosi Sánchez

Afortunada por vivir del baloncesto después de colgar las botas. Así se siente y eso nos cuenta Rosi Sánchez (Las Palmas de Gran Canaria, 1974). Otro ejemplo, de los que lamentablemente todavía no abundan, de lo que es una mujer entrenadora. Ganadora de títulos nacionales e incluso continentales hace más de una década con el CB Canarias, en los mejores días del club isleño, con experiencias también exitosas en Italia (dos ligas consecutivas, 2008 y 2009) e igualmente con selección española, bronce en los Eurobasket de 2001 y 2003, Rosi Sánchez decidió retirarse al inicio de la campaña 2011/12. Con la idea en al cabeza desde hacia un tiempo, lo que terminó de impulsarla fue su experiencia con Evaristo Pérez en la U16 femenina, en ese verano de 2011. Allí, Rosi Sánchez ejerció de ayudante y comenzó con un camino en los banquillos sin vuelta atrás. Con el Título de Entrenador Superior desde 2002, Licenciada y Diplomada en Educación Física, Rosi Sánchez tuvo claro que el nuevo sendero se había abierto. “Entrenar me gusta de siempre, es algo que he llevado dentro desde hace muchos años, al igual que enseñar. Entrenar creo que es en parte eso, instruir. Fue en 2011 cuando con la experiencia en la FEB al lado de Evaristo, me di cuenta de que yo ya no deseaba jugar más”.

A ese trabajo en la FEB, que no solo se extiende al periodo estival sino que se prolonga durante todo el año, dentro del proceso de seguimiento y tutorización de las jugadoras, y con las concentraciones de Navidad y Semana Santa, Rosi Sánchez le une desde esta temporada el cargo de entrenadora del colegio San José Dominicas. “Llevo a un cadete masculino y a un minibasket mixto” Rosi no se plantea ser “un bicho raro” dentro del mundo del baloncesto, principalmente el de elite con presencia abrumadora de figuras masculinas en los banquillos. “Hago esto porque me gusta y no tengo que reivindicarme”.

Sin embargo, sí que admite que por diversas cuestiones, es más difícil el acceso de las mujeres a los banquillos profesionales. “El deporte es un mundo, digamos, de hombres. Las mujeres tienen que encargarse de otros quehaceres y por eso les cuesta más llegar al profesionalismo, aunque hay muchos banquillos de categorías de formación con mucha representación femenina”.

Consciente de la suerte que tiene “por poder vivir de esto, algo que para una entrenadora es muy complicado”, Rosi agradece a la FEB que contara con ella y busca un halo de optimismo para el futuro. “Quiero pensar que vamos a resistir, que España va a aguantar al igual que lo va a hacer el baloncesto femenino. El nivel ha bajado, pero todo esto son ciclos. Tendrá que venir uno bueno”.

De la forma en la que están las cosas, Rosi Sánchez huye de planteamientos a largo plazo. “Ni grandes proyectos ni grandes metas me planteo. Estoy en fase de aprendizaje, el hecho de haber sido una buena jugadora de Liga Femenina no te hace automáticamente una buena entrenadora según te pones a ello. Enseñar, en ocasiones, es más difícil que ganar un título europeo. Conquisté éxitos continentales como jugadora, pero no lo echo de menos. Aquello forma parte de una misma y como tal lo recuerdo como una buena época en mi vida”.

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

feb ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria CastLaMancha CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB